¡Feliz Navidad!
Fin de los cursos de inteligencia emocional y relajación en IES hasta enero.

¡Feliz Navidad!

  • Categoría de la entrada:Blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

¡A las puertas de la Navidad!

Ya estoy ya de vacaciones, el jueves terminé las clases de relajación en el IES Infanta Elena y el miércoles, la última sesión del año de Inteligencia Emocional y relajación en el IES Cañada Real.

Casi dos meses muy intensos. ¡Qué felicidad y cuánto agradecimiento por poder compartir cada momento con nuestros jóvenes y estar acompañada de equipos docentes tan maravillosos!“

– Profe, ayer tenía un campeonato y me puse muy nervioso porque pensé que no tenía oportunidades. Me acordé de ti, hice uno de los ejercicios y ¡gané!

– Elena, ayer hice lo que nos recomendaste y me encontré mucho mejor. Quería darte las gracias.

– ¿Tenemos clase contigo ahora? ¡Tomaaaaa! (Sí, yo sabía que la otra opción era examen de matemáticas 😂)

– ¡Buenos días, Elena, espero que estés bien! (Al cruzarme por los pasillos con alguno de ellos)

– Toma, profe, este caramelo es para ti. Tengo dos, uno para mí y este te lo he traído.

-Elena, (me agarra del brazo por el pasillo) quería disculparme porque el otro día en clase hablé un poco con mi compañero y creo que no te dejé dar la clase bien.

– ¡Buenos días! Esta semana he estado practicando los ejercicios de relajación y me he dormido antes.

Estos son algunos de los detalles de los cientos de los vividos en estas jornadas. Gracias a estas personas que me han escuchado y han confiado en mí. Me siento muy honrada por formar parte de vuestra vida. Os he visto a todos y todos tenéis algo precioso en vuestro interior.

Gracias a los Institutos por ir mucho más allá de vuestra responsabilidad y por ser tan majos, lechugas.

Gracias al Ayuntamiento de Galapagar por encomendarme de nuevo esta preciosa e ilusionante labor.

A menudo se menosprecia el nivel de estrés de la juventud y te puedo asegurar que es grande y preocupante.

¡En enero seguimos!

Y mientras, en estos días, a preparar, entre turrón y panetone, un proyecto fantástico con mi dramaturgo favorito. ¡Qué alegría!

Te deseo feliz Navidad y si no puedes estar feliz, por las circunstancias que sean, cuentas con mis mejores deseos para que estés lo mejor posible.

Abrazo enorme.

Compartir en:

Deja una respuesta