No te acostumbres al dolor

No te acostumbres al dolor

  • Categoría de la entrada:Blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

No te acostumbres al dolor.

En lugar de prepararle la habitación de invitados, acomódale en el sofá del salón. Así, no se instalará definitivamente.

Acéptalo, pero no le hagas sitio permanente. No lo normalices.

El dolor de no sentirte aceptado, de no encontrar sentido, de no poder expresarte… Incluso el dolor de una pérdida o de una situación irreversible.

Porque, aunque ahora te parezca imposible, llegará el día en el que ese dolor sea menos intenso. Y para que eso ocurra tienes que ayudar a que sepa que lo acoges, pero que no le das espacio para que esté así siempre.  

Hace años no podía caminar por una operación fallida en el pie. Huesos descolocados, dolor las veinticuatro horas. Un buen amigo me dijo: – No te acostumbres al dolor, lucha.

Y a pesar de las presiones en contra por las posibles complicaciones, me operé por segunda vez (gracias siempre, doctora Medina) Y el dolor desapareció.

También he vivido durante años con dolor emocional. Cuando lo acepté y comprendí que era posible despedirme de él, desapareció.

Mi ejemplo solo es uno entre tantos miles, entre tantos millones.

Solo tienes que aceptar el dolor y saber que, por increíble que parezca, así, tal y como está hoy, solo está de paso.

Compartir en:

Deja una respuesta